lunes, 22 de junio de 2009

Vetusta Morla y Love of Lesbian


Después de un necesario silencio es hora de volver a empezar, como en la canción de Vetusta Morla que suena ahí arriba. Esta canción hizo anoche que una gran multitud en Barcelona se uniese formando un coro armónico cantando a la libertad, de la vida y de la muerte, como en un acto catársico.

Geniales estos chicos que con su primer disco han conseguido saber llegar a tantas almas y desbordar expectativas con su gira de ayer, el Día de la Música, por Valencia, Madrid y Barcelona. Maravillosa esa "Sálvese quien pueda" y tantas otras... la verdad es que cuentan con buenas letras y buenas melodías. La voz se parece mucho a la de Iván Ferreiro, sí, pero creo que cuentan con un punto más que positivo: un estilo muy ameno, alegre, con toques delicados, y en conjunto muy definido, muy suyo.

Sonaron muy bien todas sus canciones y ofrecieron un espectáculo digno de indies consagrados como Love of Lesbian, de quienes también pudimos disfrutar hace unos días en la ciudad condal by the face, es decir, gratis. Para que luego nos quejemos. En esa ocasión fue un acústico en el FNAC de Plaza Catalunya. Tuvimos la suerte de estar entre las 150 personas que pudieron entrar al minifórum. Sonaron francamente bien, en un ambiente intimista y de confianza, con toques de humor como ellos lo saben hacer. Todo el aforo sentado frente a los músicos disfrutando del sonido tan peculiar de su voz, y del punteo de su guitarra.

Después foto y minicharla con el guitarra, muy majo, la verdad, alguien con los pies en el suelo. A ver si prontito tocan enchufados por la ciudad, que seguro que es bien diferente.

Vuelta a la blogosfera, tengo muchas entradas pendientes, pero nada importa lo que aquí o en otro blog se escriba si tras él no hay una vida vivida al límite. Y eso es lo que ahora me roba el tiempo, debería decir que lo siento... pero no lo siento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

vale no lo sientes y me parece bien pero no tardes tanto.me gusta leerte

ZuhaitzV dijo...

Hay tanto idiota aquí fuera que només cal un segon de més perquè el tren passi sobre teu.

;o)