viernes, 2 de enero de 2009

Los momentos importantes

Hoy escribo con acento rioplatense. Ese acentito que se te cuela por la orejita y te embelesa a poco que le prestes atención.
Hoy quiero decir cositas sobre los momentos importantes. Los momentos importantes pasan sin darnos cuenta, casi desapercibidos. Tenemos la vida llena de ellos pero pocas veces los reconocemos cuando están ocurriendo. Y así pasan los días vacíos de importancia hasta el momento de la despedida. Un cambio de aires. Una ruptura. Una muerte.
Los adioses tiñen de colores tristes los momentos importantes y nos vuelven seres daltónicos. Sólo entonces descubrimos el valor trascendental que pueden llegar a cobrar algunos de esos momentos. Alguien con quien te cruzas. Un perfume. El bus 54.
A mí me gusta intentar reconocer esos momentos cuando suceden. Darles la importancia que se merecen. Memorizarlos y dejarme sorprender por ellos para no necesitar adioses que tiñan etapas ni días grises mientras pasan. Es un modo de ver la vida. Para mí, es el único modo. Por eso si no estoy "tontita", no estoy viva.
Y lo digo con acento argentinito porque me parece muy gracioso, para quiterle hierro al asunto.

1 comentario:

ZuhaitzV dijo...

El assento argentino, querida mía, y vós lo sabés, ehtá diseñado también para dessir cositah pequeñitah de forma que parescan grandeh cosas.

Es ahí cuando lah nimiedades se convierten en imperios... y vós lo sabés, verdá?

Cuidadín amb l'argentí... que és un bon distorsionador!

;o)